10 abr. 2015

Las tres Agendas

Cuando jugamos a un juego de rol, se ponen en marcha tres factores: Los mecánicos, nuestras expectativas, y las técnicas que nos llevan a cada una de esas cosas y las enlazan entre sí. Cada grupo de juego puede buscar unas opciones concretas para jugar y estas pueden variar también a lo largo del tiempo.

Las preferencias de juego varían según el grupo y a lo largo del tiempo

Los grupos de estas características, preferencias, propósitos, gustos y métodos tanto mecánicos como narrativos que se dan durante y dentro del juego, se denominan Agendas. Cada una de ellas representa un grupo de interés, las cuales, combinadas entre sí, organizan formas lúdicas para sesiones y juegos determinados, tanto en forma como en contenido. Organizarlas nos facilita hablar sobre ellas y establecer un marco de debate.

Éstas son relevantes en el Contrato social porque forman una sesión satisfactoria cuando coinciden entre sí las agendas del grupo y del juego, es decir, cuando el juego es exactamente el tipo y forma de juego que busca un grupo, y viceversa. Existen tres agendas principales, Agenda creativa, Agenda social y Agenda técnica, mencionadas por primera vez por Ben Lehman, autor de juegos como Island in a Sea of solitude, entre otros.


Las tres agendas

Agendas creativas

Las Agendas creativas aluden directamente al tipo de juego, y hablan sobre los aspectos de la Teoría GNS. Pueden ser mecánicas enfocadas directamente a lo narrativo, lo simulacionista, o el aspecto lúdicos, es decir, aquellos juegos cuyo sistema va enfocado directamente a crear relatos o ficción, a simular una realidad (Que puede ser o no la del mundo de juego) o a aspectos más cercanos a los juegos de mesa, respectivamente.

Agendas sociales
Las Agendas sociales hablan acerca de lo que busca un grupo o un Jugador determinado. Como es obvio suponer, la diversión de un grupo se encuentra en el mismo proceso de juego, en el durante, y cómo el juego es usado por el grupo y de cómo interactúa con él. Tramas con más o menos libertad, interacción entre Personajes, un factor lúdico muy amplio, etc. Es decir, son el contrato social en sí mismo, la pretensión tanto grupal como individual con respecto al juego, de modo que en ellas encontramos todo tipo de expectativas: Desde ser el más poderoso de la mesa, a una buena interpretación.

Agendas técnicas
Las Agendas técnicas son referidas a, valga la redundancia, la propia técnica del juego para llegar o hacer cumplir las Agendas creativas o sociales. A la hora de hablar de las Agendas técnicas, hay una división. Lehman opina que han de ser enfocadas como prioridades y particularidades de los Jugadores, es decir, al deseo por parte del Jugador de que las cosas fluyan de una determinada manera, hacia una determinada dirección, mientras que Vincent Baker cree que deben estar enfocadas a las propiedades de las reglas del juego, como particularidades de él para lograr un determinado objetivo, por ejemplo las mecánicas de Drama, Fortuna y Karma.


Entre las dicotomías clásicas de la Agenda técnica encontramos la preferencia de los Jugadores o la propiedad del sistema (Dependiendo de si somos partidarios de la escuela de Lehman o de Baker) por las cartas o los dados, las fichas o la carencia de ellas, con o sin marcadores, con trama predefinida o más libre, Puntos de vida o Heridas, etc.

Éstas son especialmente importantes porque, a pesar de que puedan ser una preferencia de juego o de diseño, el sistema está diseñado con ellas en mente, aunque en ocasiones sea de modo subliminal, de modo que se requiere coincidir con ellas en cuanto a preferencia para que un juego sea adecuado a nuestros gustos.