14 oct. 2014

Juegos de rol: ¿Segunda edad de oro?

Desde hace tiempo, las menciones a una Segunda Edad de Oro del rol aumentan, ya sea a favor o en contra. La primera podría estar comprendida entre los 80 y mediados de los 90, que fue cuando fueron apareciendo La llamada de Cthulhu, Runequest, Aquelarre y MERP. Actualmente, con mas opiniones en contra que a favor actualmente, ante la pregunta '¿Estamos viviendo una nueva edad de oro?' Yo respondería (y opino) que sí.



Creo que a la hora de pronunciarse sobre si estamos o no viviendo dicha 'época dorada' hay que tener en cuenta muchos factores. El primero que se habla de dos frentes, las editoriales y el aficionado, y el segundo, es que es muy difícil en los tiempos actuales volver a los tiempos de la primera. Como desconozco detalles suficientes para hablar del sector editorial, lo voy a obviar tanto como pueda.

Dicho esto, opino que sí por un motivo muy claro, y es que a pesar de que el rol ha estado siempre subsistiendo como un hobby bastante marginal frente a otras opciones, la proliferación de autores amateur, de iniciativa a nivel usuario, creo que es mucho mayor que hace años, de hecho, cualquiera puede googlear y buscar análisis, medios o debates en las redes sociales sobre rol para darse cuenta de que van en aumento con los años, o quizá con el aumento de los medios puestos al servicio del usuario, así como la definición de rol se aleja de clasicismos. En ese aumento de comunicación veo también un incremento de interesados en el tema, así como una mayor difusión.

Esto ha traído consigo mucho más rol de usuario a usuario, nuevas creaciones desde cero o partiendo de mecánicas y juegos existentes. Actualmente, un jugador de rol puede empezar a jugar con apenas unos euros de desembolso, invertidos la materia prima de la mesa (dados, un pdf, hojas y lápiz) o ampliar cualquier juego sólo buscando opciones desarrolladas por aficionados. Siendo tan sencillo crear algo nuevo y con las herramientas actuales, creo que cada vez más la afición se abre a nuevas fronteras mas allá de la temática 'oldschool', y eso, bueno o no, mejor o peor, es señal de que algo se mueve. De hecho, y sirva de ejemplo, hace años que la iniciativa Rápido y Fácil se imponía en Comunidad Umbria como uno de los juegos más jugados, teniendo por delante únicamente a D&D 3.5.

Smaug guardando la primera edad de rol del rol

Además el crowdfunding hace que muchos proyectos con un espectro más limitado de público objetivo puedan salir adelante, dando, una vez más, la batuta al usuario, que 'decide' en cierto modo sobre lo que quiere ver en el hobby, o lo que quiere jugar en la mesa. A esto incluso se van sumando las editoriales, de modo que de nuevo, el usuario es el que decide.

De hecho esta situación está ocurriendo a pesar de que los tiempos que vivimos ponen algunos puntos contra el propio concepto del rol: Por desgracia, siguen presentes la barrera de tener que leer un libro versus jugar un videojuego, el multimedia versus la imaginación, y el requisito de la inmediatez, que cada vez parece ser mas acuciante (Quizá por eso cada vez haya más juegos sencillos en esencia, y es por eso que en los países orientales los juegos son tan cortos y tan sencillos). Y no quiero hablar mucho, pero diría que incluso la percepción en cuanto a gente tirando dados de caras extrañas se va suavizando con el tiempo, alejándose de asociaciones desafortunadas que todos conocemos.

Al final, esto puede ser un inicio o una burbuja, tal y como se comentaba hace un par de días en El Opinómetro. ¿Y tú que opinas?