27 abr. 2016

¿Qué son los microjuegos?

A veces, los juegos que tenemos en mente no precisan decenas de páginas, ni montones de reglas. En esos momentos, tenemos dos opciones: Ampliar la idea o decantarse por el formato breve y conciso, el microjuego.

Soy un gran fan de los microjuegos de rol, y aún no había hablado de ellos. Aparte de ser el formato que más me gusta, muchos de mis juegos de rol favoritos están escritos así. En los últimos años, el formato de ha ido popularizando y ganando fuerza y actualmente podemos encontrar muchos juegos de este tipo, algunos realizado por autores conocidos y otros tantos por la comunidad.


Este formato tiene sus propias ventajas y desventajas, siendo un ecosistema ligeramente diferente frente a los juegos de rol con formatos más clásicos. En este artículo hablamos de los microjuegos y sus particularidades.


Conociendo el formato

Actualmente los microjuegos no tienen definición clara y establecida, y casi es un término designado por la comunidad para referirse a juegos que, aunque completos (Es decir, que poseen ambientación, mecánicas propias y extras como inventario, bestiario, etc.) son muy breves, pudiendo tener entre una y veinte páginas. Sus mecánicas son sencillas producto del diseño para el pequeño formato y para las situaciones que plantean, siendo su formato habitual es el digital, precisamente por esa brevedad.

Muchos de ellos están destinados a los nuevos Jugadores, ya que su pequeña extensión elimina en parte la reticencia de algunos de ellos a leerse manuales tradicionales de gran extensión, y se habitúan fácilmente a ambientaciones y mecánicas sencillas, ideales para comenzar.

Las mecánicas suelen ser flexibles y sencillas, permitiendo con facilidad crear variantes y añadir reglas y modificaciones, aunque en la mayoría de casos no se requiere demasiada adaptación, ya que suelen estar pensados para cubrir gran cantidad de situaciones con reglas mínimas, de forma que conserve el pequeño formato sin dejar de lado ningún posible evento.

Esta velocidad a la hora de leerlo y la facilidad para entender el juego en toda su extensión hace que en la mayoría de casos puedas comenzar partidas en la que la mayoría de Jugadores ha leído el juego completo, lo que los convierte en los reyes de los one-shot con nuevos Jugadores e ideales para Jornadas o partidas con tiempo limitado, en las que cada minuto cuenta. Si en pocos minutos puedes explicar o repasar el sistema y su ambientación, puedes dedicar el resto del tiempo al juego en sí.



Herramienta de iniciación

Los microjuegos son también una gran herramienta para iniciar, tanto a Directores de Juego como a autores. En el primer caso, los DJ encontrarán un sistema con poco espacio para meter la pata y que con un par de nociones podrá cubrir la gran mayoría de situaciones o improvisar soluciones. Además, en caso de duda, el manual que han de consultar será mucho más corto, siendo fácil localizar respuestas, pudiendo volver rápido al juego en sí.

Como autores, los microjuegos son un buen punto de partida, nos permiten en poco tiempo tenerlo terminado, previniendo el abandono por falta de motivación, acercándonos al entorno de pruebas o playtesting, y nos habitúan a todo el proceso creativo. Además, a la hora de maquetar el juego, nos llevará menos tiempo y requeriremos menos ilustraciones, ya que la propia extensión del juego limita el espacio.

Sin embargo los microjuegos tienen también su parte negativa.  Muchos de ellos están limitados por la mecánica a one-shots, al no tener, por ejemplo, grandes márgenes donde movernos por ejemplo con grados de dificultad más ajustables, ausencia de progreso de Personaje, etc. y pueden no ser suficiente para aquellos Jugadores que busquen algo más de material lúdico puro, algo más crunchy.
Además, la gran mayoría de ellos pide al DJ una gran capacidad de improvisación que puede suponer tanto un problema, como la llave para ejercitar dicha habilidad.


Pequeñas grandes joyas

No podría despedir el artículo sin recomendar un par de grandes juegos en este formato, y que exploréis por vosotros mismos este tipo de juegos, que por cierto, todos son gratuitos.


Lady Blackbird - Uno de mis juegos favoritos, más por ambientación que por el sistema, de uno de mis autores de referencia e inspiración, John Harper. Usa únicamente d6 y ofrece tanto Hojas de Personaje personalizables como pregeneradas, una buena propuesta de aventura y una ambientación con muchas posibilidades. Una de mis mejores partidas surgió de la propuesta inicial de dicho juego.



Ghostlines - Del mismo autor, y versionando algunas de las mecánicas de Apocalypse World, de Vincent Baker, Harper vuelve con otro juego de ambientación steampunk/misterio. Al igual que Lady Blackbird, el juego acaba por desenvolverse a sí mismo y generando una partida a partir de la propuesta inicial. Ha sido traducido en dos ocasiones, como Espectrorraíles por Editorial Rúnica y como Líneas fantasma por Los caballeros de la mesa cuadrada.

Y ya luego si queréis podéis echarle un ojo a mis creaciones!


En definitiva, los microjuegos son una gran alternativa a los juegos triple A, ideales para introducir un poco de variedad, ya sea como alternativas a nuestros juegos o para one-shots que den un respiro entre nuestras partidas de campaña.