2 nov. 2014

El Desafío de los 30 días: Mi mejor sesión

Esta pregunta ha sido seleccionada de entre las propuestas por el Desafío de los 30 dias, que consiste en responder a la pregunta propuesta en cada uno de los días. La de hoy, es...
¿Cuál ha sido tu mejor sesión? ¿Porqué?


Creo que respondiendo a esta pregunta puedo sentirme afortunado. Recuerdo montones de sesiones muy buenas, muchas tardes épicas y muchas anécdotas, como aquella partida de terror que coincidió con una tormenta real quedando el ambiente perfecto, u otras con bastantes temáticas diferentes, pero, para ser justos, creo que habría muchas que merece la pena señalar. Pero como tengo que elegir, porque no quiero repetir lo que hice en la anterior pregunta de elegir más de una opción, me quedaré con la más reciente.

Precisamente ha sido la última jugada. Pensaba redactar un artículo con un Actual Play, pero dado que no es un juego exactamente, lo haré aquí. Esto va a ser largo de contar, pero de igual modo tenía ganas de escribirlo para el recuerdo.

La partida era la propuesta en Lady Blackbird con el sistema que publiqué hace poco, el de La hoguera, por lo que era realmente un testeo. Además contábamos con un Jugador nuevo, con el que jamás había jugado pero conocía, y mi grupo habitual de chicas triple. Yo no tenía nada planeado, simplemente expliqué el sistema, hice la sinopsis de Lady Blackbird, pregunté quién sería cada cual y a jugar en esa situación inicial de la nave El Búho en el momento de la detención. Siempre que tenía duda no planeaba, preguntaba. Resalto esto, todo era improvisado, toda la trama con preguntas, por lo que creo que el contar la aventura tiene especial relevancia debido a que todo era improvisado preguntando a los Jugadores, construía con sus respuestas. Resumiendo para los que tengan poco tiempo, una partida con mucho de todo, en la que creo que el grupo se metió mucho y todo encajó muy bien a pesar de ser improvisada. Y ahora, en detalle...

Los Personajes, que sólo sabían de Blackbird a donde se dirigía porque ella así lo decidió, encontraron cómo salir de la celda mediante pequeños trucos de magia, aturdir a un guardia sin ser vistos, y decidieron hacerse con La Mano del Pesar, sin embargo, justo antes de lograrlo, La Mano era asaltada por una nave pequeña, de color rojo sangre. Entraron en pánico pensando que era alguien peligroso, y de hecho, justo cuando su piloto, ataviado en ropas rosas y rojas (sí, con toda la grima del mundo) hacía su entrada triunfal, desafiante, le hicieron frente con somníferos, tan rápido que ni se dio cuenta.

Rebuscaron en su cuerpo hasta encontrar dos pistolas y un identificador: Cyrus Vance. Sólo uno de los Jugadores, el piloto, recordaba quién era. Cyrus tenía la nave más rápida del Gran Azul y era conocido por ella, la veloz nave roja, pero no sabía lo que buscaba. Decidieron robar su nave, pero los mandos eran demasiado extraños para pilotarla, así que recuperaron El Búho y partieron a su destino de nuevo, pero Cyrus no caería tan fácilmente.

Steampunk. Nada, que me gustaba la imagen.

En la primera ciudad en la que pararon a repostar, dos guardias les asaltan con preguntas, mientras Blackbird está oculta dentro del Búho. Ellos son sólo contratados, ante lo que le muestran los guardias: Carteles de busca y captura contra Lady Blackbird, por orden de Carlowe, máximo mandatario de El Dominio, grupo militar opresor del Gran Azul (y el cual aún no tenía papel asignado). Mientras evadían a los guardias y pedían explicaciones a Blackbird, la nave de Cyrus vuelve a hacer acto de presencia, y esta vez no les queda mas remedio que hacer frente al pirata, el cual parece ignorar todas sus amenazas, y se dirige directamente al piloto y al mecánico del Búho '¿Qué hacéis con mi nave?'.

Y sí, El Búho era una nave robada, propiedad de Vance, uno de los mejores piratas jamás vistos en este lado del Gran Azul. El cual, además, les pide un pago por los daños sufridos y que se la devuelvan. Blackbird entonces le explica que ellos son contratados, y que ella les pagará una vez terminen el viaje. Vance le pregunta por su destino (atraído por Blackbird en ese momento, pero su encanto no funciona) y ella confiesa que va a verse con su amado, Uriah Flint.

Vance, entusiasmado al parecer por el dinero y por ella, se apunta, de modo que ambas naves se dirigen por fin, a su destino, una pequeña isla flotante, donde, tras aterrizar, se dan cuenta de que para ser un pedrusco flotante, hay bastante invertido, como si se tratase de un pueblo con grandes recursos. Blackbird pide a su guardaespaldas y a Vance que le acompañen a ver a Uriah a su casa, ahora mansión, mientras los otros dos, piloto y mecánico guardan la entrada y las naves.

En la mansión, les abre la puerta una criada, pero nadie ve nada raro porque Blackbird sigue guardándose para sí que Uriah Flint es un pirata espacial. Les comenta que está en su biblioteca, así que, con Vance y la escolta en la puerta, ella accede. Se encuentra con Uriah y él reacciona raro, un breve intercambio de palabras, le pregunta que qué hace ahí, que si la han seguido, y ella lo niega. Justo antes de que se abracen, Vance entra patada-en-puerta y trata de tirotear a Uriah, errando. Uriah desenfunda mucho más rápido la pistola, que coge del escritorio de su biblioteca, y acierta a impactar contra Vance, el cual cae herido.

Quizá Carlowe fuera algo así. Como un señor de la guerra.

Mientras Blackbird no entiende nada, Uriah la coge de la mano y se la lleva al piso superior, con el pretexto de que deben huir y dejarlos aquí, porque ha traído a su mansión al indeseable de Vance. Ella se niega, no quiere dejar a sus aliados aquí, y Uriah le explica que volverán por ellos. Mientras, fuera, la piloto y el mecánico llegan alertados por los ruidos y se encuentran a Vance herido, asistido por la escolta.

Blackbird da la espalda a Uriah, el cual trata de impedir que ella se quede, le explica que Vance es un pirata peligroso, un viejo rival, y que sus amigos son cómplices, y de que, si los lleva consigo, la encontrarán. A pesar del amor que sentía hacía el, Blackbird apunta a Uriah 'Tú eras la única de la que no esperaría esto' y se retira con los suyos.

En ese momento de la partida, la escolta me pasa un papel, que ponía "¿Puedo ser un androide diseñado por Uriah?" a lo que yo respondo que sí. Entonces, cuando Blackbird se encuentra abajo con los suyos, Uriah le pide a la escolta que acabe con Vance, y ella lo intenta, pero el pirata se encuentra defendido por el mecánico y la piloto. Finalmente, rifle de éter en mano, el grupo se encuentra contra Uriah y la escolta, sin saber muy bien qué le ocurre a esta última.

Uriah le pregunta a Vance si viene a devolverle lo que es suyo, a lo que Vance le responde que no sería la primera vez que le arrebata algo. Cuando Blackbird pide explicaciones, Uriah confiesa: La escolta es su hija, y que tras su desaparición, él no estaba dispuesto a esperarla tanto tiempo, que ya no es pirata, y que se casó, pero que lo deja todo si ella se viene, y nada le hará a sus amigos.

(La Jugadora propietaria de la escolta flipa, porque le acababa de anular su papel de androide pasando a ser su hija)

Blackbird decide que ya basta, y decide irse con él, para no poner en riesgo a su equipo, los cuales saben que se va casi contra su voluntad, pero con alguien a quién quiere, de modo que no lo impiden. Antes de irse, Uriah da la orden a su hija de que acabe con Vance, sin embargo, una vez se van en El Búho, Vance es más rápido y acaba con ella.


Steampunk ship, por Catell Ruz

En ese momento, y herido, Vance confiesa: Fueron rivales en el pasado, robándose constantemente la nave roja y El Búho y Uriah es un ex-pirata, porque se volvió parte de El Dominio, y se dirige ni más ni menos que a casar a Blackbird con Carlowe, a cambio de más poder militar prometido por Carlowe como recompensa, ella es sólo una moneda. Y esta habría sido su ocasión para acabar con él. Casarla con Carlowe dejaría el poder político y militar de Blackbird en manos de Carlowe, volviéndolo máximo mandatario y opresor del Gran Azul. Como último aliento antes de morir, sus dos pistolas se las cede al mecánico, y las llaves de la nave roja al piloto, y les pide que ahora sean ellos la justicia en el Gran Azul.

Y con este final abierto lo dejamos, no se si algún día seguirá, pero al ser todo improvisado, encajó bastante bien, a mi parecer, y dejó sentimientos encontrados a todos los Jugadores, lo cual creo que es bueno, como reflejo de identificarse con la situación y los Personajes. Sensaciones muy positivas de una simple sinopsis, y podría haberse jugado con cualquier otro sistema.

Quizá decidan ir tras Uriah y vengarse, quizá...