24 dic. 2016

Tensión creativa y tensión emocional

Las sensaciones al tomar un teclado o un lápiz y ponernos a crear son diferentes para cada uno de nosotros, sin embargo, todos en uno u otro momento pasaremos por momentos de stress psicológico y emocional de algún tipo, ya sea por falta de inspiración, bloqueos o dudas.

Aquellos que ocupan oficios o actividades creativas lo saben bien: llega un momento en que nuestra mente pide algo más, un paso en una dirección no explorada. Y cuando llegamos a ello, nos asaltan las dudas que pueden martillearnos durante días, comenzamos a preguntar a conocidos... y vaya usted a saber qué derroteros toma la idea a partir de ese momento.















Todos esos puntos de insatisfacción, bloqueo y el propio rumbo de las ideas se mueven entre dos sentimientos o fuerzas opuestas, que conocemos como Tensión emocional y Tensión creativa. ¿Qué son? ¿Cómo actúan?


La Fuerza y el Lado Oscuro de los creativos

Antes de seguir con el tema, hay que aclarar que los términos Tensión creativa y Tensión emocional se usan en otros campos con connotaciones ligeramente diferentes, y que en esta ocasión lo hacemos enfocándolo totalmente al diseño creativo y las ideas, pero es habitual encontrarlo como términos habituales en el coaching, la psicología o los negocios y en campos diferentes de éstos alejados de las actividades que mencionamos en este artículo.

Volvamos al punto en que surge todo esto. Necesitamos satisfacer una necesidad y comenzamos a buscar ideas nuevas, a valorar opciones y diferentes enfoques. Ya sea con varias ideas u opciones sobre la mesa o a la hora de diseñar nuevas, nos encontramos con algunas que aunque funcionales, no terminan de convencernos por un motivo desconocido o acabamos diseñando exactamente lo mismo que en otras ocasiones... pero esta vez no nos sentimos del todo satisfechos, a pesar que dichas opciones pueden cubrir todos los puntos que buscamos. Si tenemos ideas nuevas ¿Qué ocurre? ¿Qué es lo que nos lleva a la búsqueda y necesidad de diseñar para acabar en el mismo sitio?

Aquí entran en juego las dos fuerzas opuestas ya mencionadas. Tensión Creativa (TC) y Tensión Emocional (TE) son sentimientos que nos llevan a crear y además hacerlo con una dirección y forma concreta, pero sobretodo afectan a nuestras decisiones con respecto a nuevos enfoques.


La Tensión emocional nos da seguridad ante un recurso conocido. Esa fuerza nos acerca hacia el método y forma ya dominado: Nos resulta fácil, conocido, es nuestra zona de confort y seguridad y no vemos la necesidad de cubrir mucho más de allá donde llegue el recurso. Parece la única opción coherente. Aquí hay varios puntos importantes, los engaños propios de este impulso: 'Nos resulta fácil' y 'No vemos la necesidad' son percepciones personales, que además ignoran tu propia demanda inicial (Buscar algo diferente).

En el lado opuesto del cuadrilátero tenemos a la Tensión creativa, aquella que busca nuevas formas de responder a los problemas, y el impulso que nos lleva a querer cruzar la brecha entre la situación creativa actual y nuestra necesidad de innovación. Es nuestra zona desconocida, de experimentos y dudas, de miedo al fracaso y las etapas de aprendizaje desde cero. De nuevo aquí encontramos varias apreciaciones personales, somos nosotros los que no conocemos ese nuevo territorio, y es el miedo al fracaso lo que nos paraliza.

Así pues, cuando debemos abordar una situación creativa entran en juego ambos sentimientos: La Tensión emocional nos hace emplear métodos y formas conocidas, que sabemos que funcionan y nos impulsa a decantarnos por ellas entre aquellas disponibles, mientras que la Tensión creativa nos hace buscar nuevas sensaciones y opciones, se satisface con innovación y una vez se logra esto nos deja sensación de victoria sobre nosotros mismos.


Einstellung ataca de nuevo

Nuestro (Cansino) amigo Einstellung vuelve en esta ocasión, y es que podemos unir TC, TE y el Efecto Einstellung en una espiral de hacer lo mismo una y otra vez de la que no saldremos sin romper nuestras propias barreras. En el artículo dedicado al Efecto Einstellung, lo describíamos como "...un sesgo cognitivo nos impide pensar en ideas mejores una vez hemos encontrado una funcional", a diferencia de la Tensión emocional, que provoca bloqueos por costumbre o miedo. Y cuando ambas situaciones se entrelazan, nuestras obras entran en un cliché constante de sí mismas.


Pero tenemos buenas noticias: Ambas situaciones se pueden vencer del mismo modo y en conjunto. Probando nuevas opciones, forzándonos a elegir caminos diferentes y despojándonos de nuestros miedos y prejuicios. Un método para romper la barrera mientras jugamos es usar juegos de temática y objetivo similar pero diferente enfoque, por ejemplo usar Aquelarre con su sistema original y jugar en la misma ambientación con Savage Worlds. A pesar de que las tramas pueden ser diferentes, la mecánica nos mostrará diferentes opciones y tonos que pueden ser o no de nuestro agrado, pero nos abre la puerta a una visión periférica más amplia.

Otra vía de escape es descansar un tiempo de rachas creativas intensas y buscar otras aficiones en nuestro tiempo de ocio, vamos, una desconexión rolera, para posteriormente pensar exactamente qué necesitamos o buscamos en nuestro juego y centrarnos en lograrlo sin tocar ninguna (o poquísimo) de las metodologías ya empleadas con anterioridad, y buscar puntos en común con nuestros recién experimentados hobbies. Hacer que la motivación y las ganas de experimentar venzan a nuestra zona de confort y sus miedos.


El motor de la innovación

La Tensión creativa es algo positivo, es el motor de la innovación y nos empuja a crear fuera de los límites, a lo diferente. Es una demanda de nuestro fuero interno difícil de ignorar si somos muy activos creativamente, y tanto la Tensión emocional como el Efecto Einstellung puede ser adversarios complicados de vencer si cerramos nuestras opciones. Mantenernos abiertos a propuestas e ideas locas es un buen camino cuando nosotros mismos demandamos un cambio.


Habitualmente cuando hago brainstorming con amigos y cercanos siempre doy el mismo consejo: "No os calléis nada, decid todo lo que se os ocurra, no se juzgará nada por loco que sea." Luego filtramos, cambiamos y elegimos propuestas, pero siempre intento crear o hacer brainstorming sin barreras, que es justo lo que pretendemos romper.

Si sufrís algunos de los síntomas mencionados o probáis el consejo, os agradecería si compartís en los comentarios cómo os ha ido, vuestras impresiones o qué métodos usáis para vencer las tensiones, sería enriquecedor para todos.