6 ago. 2016

El viaje en busca de inspiración

Os voy a contar un secreto: Últimamente no estoy especialmente inspirado. Tengo temas de los que hablar pero no encuentro las palabras necesarias para comenzar. Esto puede parecer poca cosa, pero provoca que muchos de los procesos creativos lleven mucho más tiempo de lo que deberían, complicándolo todo. Así es como yo reconozco la saturación creativa.

Falto de inspiración decidí alejarme de los dados, ver el hobby desde fuera para obtener una perspectiva global, y funcionó. En ese punto comencé a preguntarme '¿Existe alguna teoría, evidencia o método que apoye encontrar la inspiración de ese modo? ¿Hay formas de provocar la inspiración?'


Este artículo es un poco diferente a lo que suelo escribir en el blog, esta vez es algo más personal y menos teórico, me gustaría hablaros de los viajes en busca de inspiración, algo que compartimos los creativos de diferentes ramas.

"El mundo no está en tus libros y tus mapas. Está allá afuera."
- El hobbit

Cazando momentos, cazando ideas

Si bien la última vez solucioné muchas cosas que tenía pendientes, otras ideas resisten, y no parece que la presión vaya a poder con ellas como ha ocurrido en otras ocasiones. La inspiración suele visitarme en momentos extraños (Aunque a veces le doy vueltas a estos asuntos todo el día), pero parece que esos momentos tienen un patrón. La ciencia ha tratado de dar con la clave en muchas ocasiones, y llama a esos instantes de inspiración súbita "Momentos Ahá!".

Según la ciencia, esos momentos de introspección inconsciente se producen por la asociación de ideas con sensaciones diferentes a las habituales. ¿Algunas vez os habéis preguntado porqué en la ducha (o en el Sr Roca en muchos casos) las ideas parecen fluir mejor? Esto se debe a que en esos momentos nuestra mente tiene un feedback diferente, casi inconsciente, de sensaciones del exterior a las que normalmente no asociamos con la tarea que queremos resolver: Nadie escribe bajo la ducha. Esa nueva sensación favorece un nuevo enfoque de la situación muy lejos de la presión habitual, nuestra mente divaga y es capaz de apreciar las cosas desde otro punto de vista.

No sólo eso, según John Kounios, doctorado en psicología cognitiva de la universidad de Drexel, cuenta en sus estudios que cuando estamos en momentos de relax o tareas mecánicas el cerebro entra en un modo de reposo en que genera ideas y soluciones aleatorias alejándose la presión y las metodologías estrictas. Kounios llama a este estado Default mode network, modo en que, de forma inconsciente o no, liberamos ideas, conceptos y soluciones para una determinada situación por la influencia de las ondas alfa de nuestro cerebro, una forma de standby. O dicho de otro modo, la asociación entre la búsqueda inconsciente de soluciones o inspiración y un feedback diferente favorece una forma de pensamiento lateral y los momentos de genialidad.

Un ejemplo de ello fue la prueba realizada por William Dement en los 70, quien mostró a 500 sujetos un puzzle antes de ir a dormir, el cual podía ser resuelto si se veía desde la perspectiva adecuada. Cuando los sujetos despertaron, la mayoría lo había resuelto en sueños.

Así pues, los momentos de inspiración podrían provocarse buscando feedback diferente para nuestras actividades creativas habituales. Tolkien se sorprendió a sí mismo en medio de una corrección de exámenes escribiendo una de sus citas más famosas: 'En un agujero en el suelo, vivía un hobbit' y ni siquiera sabía en ese momento qué era un hobbit. Podemos salir a cazar momentos, a cazar ideas.


"No sé cuánto tiempo continuó así, odiando seguir adelante, no atreviéndose a parar, adelante y adelante, hasta que estuvo más cansado que cansado."
- El hobbit

Hagamos la maleta

Así pues, aprovechando que haré un pequeño viaje (Otros lo llaman descanso, pausa, etc) y no tendré internet, toca ir armado para los momentos de inspiración. Dicho esto, aclarar que a cada cual le llega la inspiración de formas diferentes, no obstante, os dejo algunas medidas que tomaré en estas pequeñas vacaciones, por si os funciona a vosotros también.



1 Iré armado para capturar ideas
En el smartphone tendré conexión a internet, aunque no de forma ilimitada ni especialmente rápida. Con el fin de ahorrar tiempo, tengo los marcadores sincronizados entre el smartphone y el escritorio, lo que me ahorra tiempo de búsqueda si debo acudir a ellos. Además, Google Keep funciona genial para tomar notas, fotos o audios. Ah, y libretas, obviamente, eso jamás se deja en casa. Ni los dados.

2 Pienso en no pensar, pero pensaré
Me hacía gracia el nombre de este punto. Mi idea es no volcarme sobre mis proyectos, pero sé que lo haré, irremediablemente. Estaré alejado de mi fábrica de ideas, con lo cual habrá muchos estímulos diferentes a los habituales. Dedicaré los ratos muertos a revisar notas antiguas, releer juegos que he creado, etc, pero sin centrarme en la búsqueda de soluciones.

3 Viajaré cargado de inspiración
Si bien espero desconectar un poco de las tareas creativas, sí que llevaré material para inspirarme, desde mis notas, que bien podrían darme alguna idea, juegos para leer y sobretodo películas, ayudan a desconectar, entretienen y de paso te cuentan historias que sabemos que nunca sobran en este hobby.

4 Voy con un plan, por si acaso
En este punto debo hacer una aclaración que considero necesaria. No podemos esperar obtener resultados concretos de este método ya que la asociación de estímulos a ideas con problemas es aleatoria. Lo mismo lo usas y vuelves con inspiración para otra cosa, así pues, siempre es bueno dedicar un ratillo a darle vueltas, por si sale algo, y si no, ir con planes de cobertura.

La inspiración, como Gandalf, llega exactamente cuando se lo propone.

Hace unos años jugué una de mis campañas más largas, dos años duró y me gustaría mejorarla y convertirla en una aventura más concisa, con menos tramos lentos y que quede todo condensado para rejugarla en el futuro. Mi idea es poder redactarla, por placer, en este pequeño viaje. También puede que no lo haga y me enfoque en otra cosa, quién sabe, pero al menos tendré tarea.

5 Sobre todo, iré en calma
He ido avisando ya de que summer is coming a todos aquellos involucrados en los proyectos en que suelo estar metido, para poder evitar estar pendiente de redes sociales y demás por lo menos en lo que respecta a proyectos roleros.

6 Iré dispuesto a desconectar
A pesar de todo lo anterior, iré dispuesto a desconectar con las cosas que yo mismo me he impuesto a hacer. Sí, ya se que se contradice con lo dicho antes, pero a veces uno necesita recordarse a sí mismo que puede parar a descansar, y eso es algo muy importante. Una pausa a tiempo, jamás definitiva, es una victoria.


Creación y pausa como parte de un todo

Los momentos de inspiración son parte de ser una persona creativa en cualquier campo tanto como lo son los momentos de pausa, y a veces, son esenciales para no quemarnos en nuestros proyectos. No son algo algo alejado del acto mismo de crear, forman parte del proceso. Estamos creando pero de forma inconsciente, del mismo modo que sugería en otro artículo alejarse de la obra para corregir sus problemas o localizar nuevos. Este método también podría romper las barreras del Efecto Einstellung, bloqueos de escritor o para encontrar refuerzos en la motivación.

En mi opinión, hay una cierta reticencia a hablar de estas pausas, porque consideramos negativo el hecho de que implica una pausa en cuanto a 'producir material tangible' se refiere. Sin embargo en muchas ocasiones, ese tiempo para reorganizar ideas, reenfocar plantes perdidos y liberar nuestra mente de preocupaciones por un tiempo es necesario para la salud de nuestros proyectos. Tanto Robert Louis Stevenson como Mary Shelley afirmaron que las ideas para sus obras procedían de sueños, y yo mismo lo experimenté con The last (Sin ánimo de comparar con las grandes obras mencionadas, obviamente).

Por supuesto, me las ingeniaré para que el impacto en el blog sea el menor posible, espero volver de las vacaciones cargado de inspiración y buenas ideas para realizar en lo que queda de año y la temporada que viene. Allá vamos.

"No hay nada como mirar, si queréis encontrar algo." 
- El hobbit