7 nov. 2015

5 Consejos contra el bloqueo de escritor rolero

Te sientas a escribir, miras la hoja en blanco y... no sale nada. O quizá leas lo último que escribiste y no te surja nada nuevo. Simplemente nuestras ideas e inspiración parecen haberse ido a Narnia.

A todos nos ha ocurrido alguna vez, temido y conocido por todos los creativos, especialmente los escritores, de ahí su nombre, el bloqueo de escritor es uno de los enemigos más duros a los que podemos enfrentarnos en plena creación.

Quizá alguna vez hayas sospechado...

Pero, ¿Qué es el bloqueo de escritor? Es cuando el creativo 'pierde' temporalmente la inspiración, y por tanto, la capacidad para producir nuevo material o, si nos ocurre en medio de la creación de una obra, esta sufrirá retrasos. Aunque lo habitual es que dure unos días o incluso semanas, se pueden dar casos de bloqueos de años de duración.

Lo primero, analicemos a nuestro enemigo, así sabremos cómo combatirlo mejor.


El bloqueo de escritor, conociendo al enemigo

El bloqueo de escritor fue descrito por primera vez en 1947 por el psicoanalista Edmund Bergler, y fue investigado posteriormente entre 1970 y 1980.

Sus síntomas los conocemos casi todos, aunque sea de oídas si no nos dedicamos a la creación: Falta de ideas e inspiración, nos deja de gustar lo que escribimos continuamente o directamente no sabemos por donde empezar o continuar.

Las causas pueden ser muchas, la clásica suele ser la falta de estímulos creativos, pero también puede deberse a stress, a trabajar bajo presión, al miedo al fracaso o sentirse abrumado por el tamaño de la obra, o al estado de salud (Tanto emocional como físico) del autor.

Un paso esencial sería analizar el origen del problema, hacer una introspección, encontrarlo y eliminarlo. En muchas ocasiones, una vez desaparece el problema que ocasiona el bloqueo, nos vuelve la inspiración. Por ejemplo forzarte a escribir estando de exámenes y preocupado por no estudiar no es buena idea, como tampoco lo es intentar forzar la máquina cuando hemos terminado una época dura de estudios o trabajo intensivo. Deja que tu mente descanse.

Bergler posando como un Personaje de La llamada de Cthulhu

En nuestro caso, este bloqueo es un poco más chungo que para un escritor habitual (Los que escriben novelas y eso, los que no hacen que sus Personajes tiren dados), porque si forzamos la máquina no sólo podemos acabar escribiendo cosas que no nos gustan, sino que además, en el aspecto lúdico, corremos el riesgo de crear elementos disfuncionales y avanzar la obra sobre una base errónea que surgió de forma forzada a causa de estos bloqueos. De ahí el 'rolero' del título del artículo.


Consejos y trucos para combatir el bloqueo de escritor

Si bien a veces se puede forzar o dejar reposar la situación un tiempo esperando la vuelta de las musas, podemos echar mano de ciertas técnicas y trucos que pueden desbloquearnos rápidamente, o, al menos, hacer que aprovechemos esas épocas de nulidad creativa.


1 No te agobies

Este parece tan sencillo como difícil es en realidad. No se a vosotros, pero yo cuando me bloqueo me vuelvo muy susceptible, y parece que todo me molesta. En realidad lo que ocurre es que mi cabeza está permanentemente ocupada buscando cómo salir del bloqueo, zumbando from the inside. Y en realidad, es lo peor que podemos hacer, ya que estaremos causando una situación de presión que aumentará el bloqueo.

En cuanto a aquellos que sufren de bloqueo por el miedo al fracaso o una exigencia extrema de perfección, recuerda siempre que lo que estás escribiendo es el comienzo, y no es definitivo. Existe la goma de borrar y puedes crear tantos documentos y versiones digitales como gustes, así que no dejes que ese temor irreal te venza: No existe.


2 Consulta obras similares

Este es un clásico que ya ha sido mencionado alguna vez en este blog, pero si funciona, hay que tenerlo en cuenta. Ésta vez, a diferencia de otras, puedes buscar la forma de expresarte que necesitas, las palabras, los métodos. Lo ideal es que busques obras similares a la que pretendes crear, pero también es buena idea variar completamente de campo, quizá obtengas nuevos puntos de vista para la tuya.

Si tu atasco se debe a no saber cómo enfocar la redacción de una parte específica del juego, siempre puedes usar otros juegos similares como referencia.


'Pos como no se me ocurre ambientación, ahora es un juego genérico'

3 Cambia de campo

En el diseño y creación de juegos de rol tenemos varios campos: La ilustración, las partes de ambientación o narrativa, la mecánica, etc... Podemos cambiar de campo cuando nos vemos bloqueados en uno concreto, así tal vez saldremos de la situación, y en caso contrario, mientras esperamos la vuelta de la inspiración, habremos avanzado en otro. Por ejemplo, cuando nos bloqueemos con las partes mecánicas podemos pasar a la ambientación, y viceversa.

Si tenemos un blog, quizá sea el momento de escribir algo. Sería ideal si el blog es sobre nuestro proyecto, leer entradas antiguas del mismo o que otros hagan comentarios puede ser muy positivo.


4 Aprovecha para corregir

Si no podemos escribir nada nuevo, siempre puedes repasar o maquetar lo ya escrito. En el peor de los casos obtendremos un texto incompleto, pero revisado, eso sí, mucho cuidado con esto. Si eres de los que tiene la mano rápida para borrar o dejar de gustarte lo que escribes, no cedas a la tentación, y, si no puedes con ella, al menos lee nuestro artículo de recortes, es posible que te evite males mayores.

Por supuesto, podemos aprovechar también para revisar que todo el juego funcione correctamente o dedicar un tiempo a otro tipo de ocio, pasea y deja que te de el sol antes de que tus amigos empiecen a echarte de menos y dediquen canciones a tu leyenda.


5 Escribe poco, pero escribe

Este consejo es tan raro como funcional. La situación es la siguiente: Llegas un día, te plantas frente al juego y tras un rato, asumes el bloqueo. Antes de entrar en pánico o forzar el asunto, escribe un par de líneas, o notas sobre lo que quieres escribir cuando vuelva la musa, y retírate del proyecto.

Con suerte, pueden ocurrir dos cosas: La primera, sales del bloqueo directamente al escribir las notas, ya que se te ocurre como seguir, o la segunda, cuando vuelvas al proyecto se te ocurrirá cómo y por donde hacerlo al consultar las anotaciones.

Otra opción es que los días de bloqueo añadas lo que puedas a tu proyecto, por poco que sea, quizá no avances demasiado, un par de líneas, un poco de ambientación o una pequeña regla, pero avanzarás.



Bonus track: Consulta a otros tu bloqueo

Puedes consultar tus dudas o inquietudes, o preguntar cómo seguir a tus amigos o mejor, otros autores. En muchos casos sus preguntas o la simple conversación sobre el tema puede darte ideas de cómo avanzar en tu proyecto. Si se debe a una falta de inspiración, el interés de otros por lo que haces puede devolverte la ilusión y las ideas que necesitas para escribir.

Y si lo que te falla es precisamente la motivación, recuerda aquel post con ocho consejos para la motivación creando juegos de rol, quizá pueda serte útil. Por el contrario, si ya has vencido el bloqueo, también hablamos en otra ocasión de diez consejos para escribir un juego de rol.