14 jul. 2017

Decidir sobre la continuidad de nuestros proyectos

Comenzar, detener, retomar, abandonar, terminar. Pudiera parecer que estoy hablando de la letra de algún temazo de Daft Punk pero no es el caso, hablo del estado de nuestros proyectos. Ya sea la decisión de embarcarte en uno nuevo, de detener o recuperar uno existente, de abandonar o terminarlo, en todos esos momentos creo que deberíamos tener muy en cuenta el estado del proyecto y de nosotros mismos.















Y digo creo porque al contrario que en otros artículos en este no puedo dar ni consejos, ni trucos, ni mucho menos decirle a nadie que ha de hacer con la continuidad de sus proyectos, pero sí os cuento mi punto de vista del asunto y lo que yo valoro a nivel personal para decidir en cada momento, siendo éstos para cada autor tan diversos y personales como nosotros mismos. No obstante, si estás indeciso acerca de la continuidad de alguno de los tuyos quizá estas reflexiones puedan serte de utilidad. ¿Cuándo comenzar, detener, recuperar, abandonar o terminar un proyecto? ¿Qué tenemos en cuenta para decidirnos?


¿Cuándo comenzar un proyecto?

El momento del inicio suele estar lleno de ilusión, ambición y expectativas, y de hecho si se mantienen estas tres cosas son las mismas que pueden hacer que llevemos la idea a buen puerto. Son importantes.

Cuando me planteo comenzar un nuevo juego (O material de algún tipo) valoro muchos aspectos en función del mismo y su intención, y muy probablemente algunos se me olvide mencionarlos aquí o deban plantearse en función de la naturaleza del mismo. Sin embargo hay varios puntos comunes en todos los casos y esos son los que me gustaría comentar.

¿Tiene potencial? ¿Mi idea da para un juego completo o debo usar otro formato? ¿Habrá material adicional para que merezca la pena hacerlo a lo grande o sería preferible un microjuego? ¿Funcionaría mejor en formato aventura? Éste suele ser el detonante que elige el formato en mi caso.

También aquí me planteo el tema de la rejugabilidad y si la idea es buena en el inicio pero puede continuar manteniendo el nivel a lo largo de la obra misma. No son pocos casos en que una idea me encanta pero cuando avanza un poco comienza a atascarse y diluirse, que suelen ser el motivo que genera mi cementerio de ideas abandonadas.

Otro aspecto que valoro personalmente es el aporte que haría mi idea al mundillo o si hay saturación del mismo tema. ¿Merece la pena otro juego de elfos, orcos y humanos con sistema clásico? ¿Qué tiene de nuevo? Suelo fijarme en el tono y el enfoque o temática de otros juegos similares, ya que lo último que quiero es hacer “otro más de lo mismo”. Como dije al inicio, estos son valoraciones personales, quizá te embarques a crear un juego por mero hobby o como experimento y entonces no importe si tu juego destaca o no. Por mi parte, creo que es bueno buscar la novedad.



¿Cuándo detenerlo?

Hablamos de detener, que no abandonar, de eso hablaremos más adelante. Supongamos que ya tenemos un proyecto iniciado y estamos valorando comenzar otro posponiendo el primero. ¿Es buena idea? ¿Qué puede conllevar?

Como es obvio, hablo de casos en los que nos planteamos detener un proyecto por motivos motivos menores, a veces será la vida diaria la que nos frene el avance. Las prioridades son importantes y detener un proyecto no es negativo, a veces es necesario. Dicho esto...

Sé que la inspiración es caprichosa y pudiera ser que en medio del desarrollo de una idea vengan las musas a visitarnos con una nueva y nos tienten a escribirla. Dependiendo del compromiso con nuestras creaciones esto puede ser buena idea o no, principalmente por el riesgo que implica el detener un proyecto activo para iniciar otro, que el segundo no de para mucho y al volver al primero hayamos perdido todo el momentum y las ganas... o sufrir la trampa de las musas.

Yo mismo he experimentado en mi carnes el tener que detener proyectos por averías informáticas contínuas, pérdida de datos o inspiración, y alguna vez también caí en la trampa de iniciar otro proyecto con varios frentes abiertos, y todo esto me ha hecho darme cuenta de que al menos personalmente, para mi no es buena idea. Nosotros mismos con la experiencia, incluso con la adquirida en otro tipo de aficiones o situaciones, sabremos si seremos capaces de recuperar la primera idea después o si somos muy del primer impulso. Aplicar en este momento de duda todo lo que explico a la hora de iniciar un proyecto puede evitar que caigamos en la idea de detener una idea en vano. A mi me funciona, pero prefiero ir cerrando los proyectos de uno en uno salvo casos de fuerza mayor.



¿Cuándo retomar un proyecto?

Ésta es más sencilla y aún así hay espacio para encontrar una particularidad que sólo afecta a los creativos roleros. Tenemos uno o varios proyectos detenidos hace tiempo y pensamos en recuperar uno de ellos. ¿Pero cuál?

Normalmente suelo recuperar proyectos en función de la inspiración que me viene en el momento, aprovechando su impulso. Sin embargo hay otro factor muy importante que no hemos de pasar por alto, y es nuestra tendencia de juego en el momento, particularidad que sólo afecta a los roleros. Me explico.

Supongamos que nuestro juego en el cajón es muy crunchy pero últimamente nos van más otro tipo de juegos, sin embargo como nuestra inspiración es sobre la temática del juego cajón-crunchy pues nos decidimos a retomarlo. Podemos estar muy tentados de reconvertir y cambiar elementos del juego que en su día desarrollamos para derivarlo y convertirlo otro tipo de juego, cuando la idea inicial no era esa, perdiendo en el proceso todos los esfuerzos anteriores. Es ahí donde hemos de pensar en el tipo de juego que era, que iba a ser, y si merece la pena hacer todos esos cambios. No somos pocos los roleros que caemos en aplicar cambios en función de nuestra tendencia actual o el último juego que nos gustó, e incluso muchos optan por no jugar nada de tipo diferente a lo que estén desarrollando para evitar esto.

Personalmente retomo una idea en función de esos dos factores: Inspiración y tendencia de juego.

"Esto iba a ser un storyteller y ahora es un retroclón..."

¿Y abandonarlo?

Como en las anteriores, en el pensamiento de abandonar un proyecto se pueden cruzar muchos motivos personales y creo que cuando no queremos continuar con una idea, lo sabemos, de nada sirve mentirnos. Hace mucho tiempo leí en algún sitio que si te lleva más de dos años diseñar y crear un juego, no vas a terminarlo. Actualmente es un pensamiento que comparto y fue algo que siempre recordaré porque la gran mayoría de los proyectos que tengo en el cajón pasaron por esa fase y cuando posteriormente he querido retomarlos planeaba cambios en lugar de hacer por terminarlos. Ya no iban a ser el mismo juego que al inicio, y de nuevo… vuelta al cajón.

Sin embargo creo que los más frecuentes son la pérdida de motivación, inspiración o interés en la idea, o directamente que no de para más y nos demos cuenta en un punto avanzado del mismo. Si se da el último caso, no está todo perdido; siempre podemos rescatar lo que podamos para usarlo en otro juego o cambiar la idea de formato. En mi caso, si el proyecto no está muy avanzado o no va en la dirección que me planteé al inicio, abandono el proyecto.

Al contrario de lo que pueda parecer, abandonar un proyecto no es algo negativo, nadie quiere invertir horas en una idea que ya no le gusta y siempre se habrá aprendido algo en el proceso.

"¿Hola? Sí... creo que tengo un juego sin acabar en mi salón..."

Terminar un proyecto ¿Y luego?

Termínalo cuando todo lo anterior te lo permita: Es lo más difícil. Sin embargo terminar un juego (y eso implica haber superado los playtest, no nos hemos olvidado) no es el final si tenemos planes para él mas allá del desarrollo para usarlo con amigos. Lo ideal tras terminarlo sería plantearte el mejor momento de lanzarlo, por ejemplo si es viable vía crowdfunding, la temporada de mayor visibilidad, que no se pise con juegos recientes de la misma temática, papel o PDF, etc, los cuales dependen de nuestro propósito con el material que hayamos creado. Aún así, si logras terminarlo... enhorabuena.


Si te gustó este artículo y buscas inspiración, quizá te interese éste en el que hablé sobre los viajes en busca de inspiración, ideal para aprovechar las vacaciones.